Acuariofilia

Acuariofilia

La acuariofilia moderna es la afición a la cría de peces y otros organismos acuáticos en acuario, bajo condiciones controladas. Ha evolucionado formidablemente durante los siglos, desde el mantenimiento de carpas doradas con fines ornamentales en recipientes y estanques, desde hace dos mil años.

Existen referencias en la vieja China sobre la cría de peces dorados en depósitos cerámicos, a temperatura entorno. El nivel de la acuariofilia era absolutamente básico, sin sistemas de soporte de vida para los peces, que requerían especies resistentes y incesantes cambios de agua. Este sistema anticuado se perpetuó hasta nuestros días por medio de las peceras, y se superó con el desarrollo de los modernos acuarios.

Hoy en día la acuariofilia es una afición que puede llegar a altos niveles de conocimiento y sofisticación, que traspasan la frontera de afición para transformarse en una auténtica ciencia, la acuariología.

Historia de la acuariofilia

El origen de la acuariofilia es antiquísimo, y va ligado al de la acuicultura. Los antecedentes de cultivo de peces, esencialmente carpas, se remontan a los sumerios, que empleaban estanques para sostener peces vivos destinados a nutrición. Los romanos asimismo criaban carpas destinadas al consumo.

En China, los bancales anegados para el cultivo de arroz eran empleados para la cría de carpas, como fuente complementaria de proteína. De estos cultivos aparecieron formas coloreadas de carpines dorados y carpas koi que fueron escogidas por su belleza. Más tarde fueron llevadas a el país nipón, donde se desarrollaron nuevas variedades, como los peces goldfish, peces betta, peces guppy, peces disco, etc…

 

A lo largo de la Dinastía Song, gobernantes de China en el periodo que va de novecientos sesenta a mil doscientos setenta y nueve, fue cuando se popularizó más el mantenimiento de peces dorados en recipientes de porcelana.

Sobre el año mil setecientos cincuenta se introdujo en Europa los primeros peces de colores, mas hasta el siglo veinte no se comenzó a procurar la cría de especies tropicales, debido a la complejidad para conseguir ejemplares vivos (debía hacer largos viajes), y la complejidad de mantenimiento (además de condiciones ambientales y nutrición, no existían sistema de calefacción convenientes).

Sobre los años mil novecientos treinta el acuario se comenzó a transformar en un objeto de decoración en ciertos hogares y lugares públicos.

Los primeros peces que se sostuvieron exitosamente en pequeñas vasijas cerámicas fueron variedades doradas de Carassius auratus, un ciprínido de tamaño medio de gran resistencia y colorido, capaz de resistir las bastante difíciles condiciones de mantenimiento de la temporada. Si bien asimismo se empleaba en estanques ornamentales, este se transformó en el reino de las carpas koi, un ciprínido afín mas de considerablemente mayor tamaño, más conveniente para los grandes estanques.

Siglos de cría selectiva llevaron al desarrollo de variedades muy, muy diferentes a las salvajes, en morfología y en colorido. Las carpas koi fueron por el camino del colorido (y en menor medida la manera), siendo peces de estanque perceptibles esencialmente por su lado dorsal. Se han desarrollado numerosas variedades, ciertas enormemente cotizadas y de gran belleza.

acuariofilia

Del carpín dorado en un inicio se desarrollaron variedades de aletas más largas y mayor colorido, y con el tiempo variaciones morfológicas muy, muy diferentes a la manera salvaje, con aletas duplicadas y extrañas formas anatómicos, en ciertos casos hermosas, en otros de controvertible moralidad, como el caso de las variedades de ojos de burbuja.

Los peces tropicales en la acuariofilia

Los peces dorados fueron los primeros peces en ser mantenidos por los acuariófilos, mas en el planeta existían otros cientos y cientos de especies de peces de atractivos colores y también interesantes comportamientos convenientes para ser mantenidos en acuarios o peceras familiares, mas que requerían unas condiciones considerablemente más exigentes. Además de esto, la enorme mayoría de ellos, siendo tropicales, requerían temperaturas estables y superiores a la mayor parte de países en los que se practicaba la afición. Además de esto, la enorme mayoría de especies eran enormemente frágiles, siendo capturadas en su medio natural.

Las primeras especies que se lograron reproducir de forma exitosa fueron los peces paraíso y los luchadores de Siam, peces resistentes capaces de soportar temperaturas mínimamente bajas, y con un órgano de respiración socorrer (el laberinto), que les deja respirar aire atmosférico, algo esencial frente a los inexistentes sistemas de aireación del instante.

Con el desarrollo de termocalentadores o termostatos, bombas de aire y filtros para acuarios, se fue ampliando el número de especies mantenidas de forma exitosa. Y con el desarrollo del cultivo de peces ornamentales, se fueron consiguiendo ejemplares considerablemente más resistentes a la cautividad, aun en especies que eran consideradas de complejidad, como el Pez Disco.

acuariofilia informacion

La acuariofilia marina

Los primeros acuarios marinos tropicales eran solo de peces, con peces payaso, damas y pomacántidos. Presentaban exactamente las mismas contrariedades que los peces tropicales de agua dulce, y ciertas más.

Los peces marinos son más sensibles a las variaciones: por norma general, el mar es un medio considerablemente más estable que cualquier río o bien lago. Además de esto, existe el agravante del agua de mar, que hay que ir al mar a por ella, o bien prepararla a base de agua dulce y sales marinas (muy, muy diferente a la sal común).

El avance en el conocimiento y el desarrollo de la cría de peces, la tecnología y las sales marinas hizo que se popularizaran los acuarios marinos a fines de los años mil novecientos ochenta. Hoy en día es posible montar un acuario de arrecife familiar, algo impensable ya antes de los años mil novecientos ochenta. La tendencia actual en acuarios de arrecife es la de limitar el número de peces y también acrecentar el volumen de roca viva (sustrato rocoso poroso colonizado por infinidad de pequeños microorganismos) y de otros invertebrados, como cnidarios (corales, anémonas…) y moluscos (caracoles, bivalvos…).

acuarios y peceras

Ciertos complementos tecnológicos esenciales en un acuario marino, especialmente si en él se trata de representar un ecosistema de arrecife, son la iluminación de alta intensidad y fantasma progresivo (conseguida en general con lámparas de descarga​ de halogenuros metálicos) y la espumación cíclica del agua, a través de un dispositivo llamado skimmer o bien espumador4​ que suprime restos orgánicos a través de separación fraccionada de la espuma producida en una columna, por la que pasa de forma continua el agua del acuario.

La acuariofilia moderna

El principio básico de la acuariofilia moderna es la recreación de un ecosistema acuático artificial en el que puedan desarrollar un comportamiento natural todo género de especies acuáticas, y estabilizado mediante sistemas técnicos auxiliares. Ya no es una afición centrada en el mantenimiento exclusivo de peces, sino más bien una afición basada en una ciencia, la acuariología. Hay muchos acuarios sin peces o bien prácticamente sin peces, creeados particularmente para plantas acuáticas (disciplina llamada paisajismo acuático), invertebrados, anfibios y reptiles acuáticos.

El mercado mundial mueve cerca de mil millones de dólares estadounidenses al año, y la industria de equipamientos y accesorios (incluyendo libros y gacetas sobre el tema) es de más de quince millones de dólares americanos.

En EE.UU la acuariofilia ocupa el tercer sitio en el orden de pasatiempos más practicados (el primero es la fotografía y el segundo la filatelia).1​ En el país nipón existen cerca de uno con dos millones de acuaristas (los nipones piensan que los acuarios «traen suerte»). En Brasil existen más de quinientos acuarios,5​ para un total de dos millones de acuarios en el mundo entero, más o menos.